Make your own free website on Tripod.com

MIEDO

LOS CUERPOS DE ENERGÍA ( cont... )

Home
EL SABOTEADOR
LOS CUERPOS DE ENERGÍA ( AURA )
LOS CUERPOS DE ENERGÍA ( cont... )
LOS CHAKRAS
MAL DE OJO
BRUJERÍA Y HECHÍZOS
EL ARTE DE COMPLICARSE... LA VIDA !
CONTACTO e-mail

PLANOS

chi.gif

EL NIVEL  MENTAL:
 
En el nivel mental, nuestro ser vibra con mayor rapidez. El cuerpo mental llega a las demás personas en su afán de comunicarse y comprender. Cada vez que compartimos un pensamiento, que ardemos de entusiasmo, nuestra "materia mental" fluye en grandes olas. En este nivel, nos conectamos y relacionamos a través de ideas, símbolos, metáforas e historias. Aquí es donde ponemos en práctica el "sexto sentido": La percepción extrasensorial no depende de la comunicación física, puede atravesar el tiempo y el espacio y está fuera de nuestro control consciente. La telepatía - recibir el pensamiento de otra persona a través del espacio sin que medien las palabras o la comunicación visual - ya se utilizó en la primera misión a la Luna y se recibieron en la Tierra, empleando pura y exclusivamente la  transmisión del pensamiento. El poder del pensamiento es inmenso. Es capaz de influir sobre nuestra salud o nuestra riqueza, sobre lo que atraemos o repelemos sobre los demás; es capaz de dar origen a importantes movimientos o destruir civilizaciones enteras. Todo lo que imaginamos puede hacerse realidad si controlamos el poder del pensamiento. La mera idea nos inspira un temor reverencial; nuestros pensamientos afectan a los demás y, por lo tanto, somos responsables por cada uno de ellos.
La percepción extrasensorial es particularmente potente entre la madre y el bebé. Cuando estamos en el vientre materno, nuestro instinto nos revela lo que nuestras madres, y los otros miembros de la familia, piensan y sienten. En la mayoría de nosotros esta facultad desaparece poco tiempo después de nacer. Sin embargo, otros jamás la pierden; estas personas viven  confundidas porque, por un lado, está lo que les dicen que deben aprender y, por el otro, lo que les transmiten sus impresiones intuitivas. Algunos optan por anular su percepción extrasensorial o recluirse en su propio mundo interior y desconfiar de lo que les digan los demás. En cambio, si la percepción extrasensorial funciona a pleno, la persona se transforma en la pantalla de un radar, que recoge todo lo que se halla a su alrededor. De no existir una barrera sólida entre el mundo externo y ellos, estas personas se convertiran en esponjas psíquicas y absorberían los pensamientos  y sentimientos del resto. Estos niños debieran, desde sus primeros años, aprender a proteger su psique para evitar así el agotamiento. La esquizofrenia es uno de los malestares mentales causados por la inhabilidad de diferenciar los "asuntos" de los demás de los propios.
El aura del cuerpo mental es el vehículo que transmite las impresiones psíquicas. También actúa como intermediario entre los niveles espiritual, emocional y etérico / físico del ser, ayudándoles a comunicarse y a procesar visiones introspectivas, sentimientos e intuiciones. Las personas con orientación intelectual poseen un aura mental extensa y muy cargada energéticamente; en las más emocionales, el aura está comprimida y ajustada al cuerpo.
 
 Solemos actuar a través del cuerpo mental o del emocional. El primero es cerebral; el segundo, intuitivo. Esta diferencia hace que tengamos un enfoque analítico o intelectual de la vida, o uno ilógico y sentimental. Ninguno es mejor que el otro. Son visiones distintas del mundo; aunque la última es más susceptible a las influencias externas.
 
 
 
 

ketheric.jpg

EL  NIVEL  CAUSAL  O  ESPIRITUAL:
 
Aquí es donde habita el ser propio eterno, espiritual. La parte que vibra al nivel más elevado y etéreo posible en el plano material. El objetivo de los que buscan la iluminación es introducirse de lleno en el cuerpo espiritual. No es sencillo permanecer en este nivel a voluntad; la mayoría de nosotros sólo logra tocarlo por momentos, alguna que otra vez ( aunque esto se puede mejorar con la práctica ). Eso sí, una vez que ingresamos en nuestro cuerpo espiritual, nos ponemos en contacto con la conciencia universal, el cosmos, Dios, la dicha, o como quieran llamarlo. Allí es donde tendremos la certeza de que somos seres divinos que deben cumplir un objetivo superior. Allí es donde hallaremos la fuente de amor que nunca se agota, la energía que nos envuelve como un abrazo fraternal y protector, y que a la vez nos otorga la libertad absoluta de ser lo que debemos ser.
Allí es donde recibiremos ayuda y orientación, compañía espiritual y regocijo.
 
El aura espiritual es el halo de los santos. Su conexión con el cuerpo espiritual se desarrolló a tal punto que se hizo visible para todos, o al menos para aquellos capacitados para ver.
Quizás nuestras auras espirituales necesiten un poco más de cuidado, que les "saquemos lustre", pero están en su sitio.
Si  nuestra aura espiritual es poderosa, estaremos naturalmente protegidos.
 
De los niveles que se conecten con el plano terrestre, éste es el más elevado. Los que le siguen son niveles inmateriales.
El astral o etéreo es el nivel hacia donde el alma se dirige después de la muerte y desde donde regresan ciertas almas "perdidas" en busca de alivio o venganza.
Existen otros niveles, aún más elevados, hacia los cuales debemos evolucionar. Cuando estamos continuamente abiertos, es decir, en un estado de expansión de la conciencia en el plano psíquico, somos capaces de interpenetrar estos niveles fuera del plano terrestre.
 
LOS NIVELES  ASTRALES - EL INFERIOR Y EL SUPERIOR:
 
Son el sitio hacia donde emigran las almas después de la muerte. Por lo general, los mensajes que recibimos del "otro mundo"  provienen  de estos niveles de vibración; en especial cuando se trata de almas que no han conseguido  todavía desplazarse hacia dominios espirituales más elevados. También se puede acceder a estos niveles durante una experiencia extracorpórea, cuando nuestro cuerpo astral o etéreo abandona el plano material pero continúa conectado con el nivel físico del ser. No es imposible, aunque tampoco frecuente alcanzar los dominios espirituales aún más elevados cuando estamos fuera del cuerpo.
En las experiencias de muerte cercana, el lugar hacia donde siempre se dirige el "tunel de luz" es, nada más ni nada menos, que el nivel astral.
El alma puede vislumbrar estos niveles espirituales aunque no puede permanecer en ellos.
 
 

PAGINA 4

LIC.  CHRISTIAN  TROCONIS. I

SUPERE SUS MIEDOS